Posts Tagged ‘Acaparamiento de tierras’

Every day there are new stories of companies buying up farmlands. Malaysian palm oil giants buying up lands for plantations in West Africa. Wall Street bankers taking over cattle ranches in Brazil. Saudi businessmen signing land deals in the Philippines. The latest dataset on land grabs claims that 10 million hectares of land have been grabbed by foreign companies on average every year since 2007.

The result is that a small number of people are taking over more and more of the world’s farmlands, and the water that goes with it, leaving everyone else with less, or none at all. As the world plunges deeper into a food crisis, these new farmland lords will hold sway over who gets to eat and who doesn’t and who profits and who perishes within the food system.

The global farmland grab is only happening because people are pursuing it. The number of land grabbers is small, in contrast with the high number of people displaced by their actions. They are mostly men, often with experience working with agribusiness companies or banks. Some of them sit at high-levels of government and intergovernmental agencies, and sometimes at the highest levels. They operate out of the big financial centres of the world and often get together at farmland investor meetings, whether in Singapore, Zanzibar or New York City.
(más…)

Anuncios

Read Full Post »

El día de hoy, GRAIN pondrá a disposición un nuevo conjunto de datos que documentan 416 acaparamientos recientes y a gran escala de tierras agrícolas por parte de inversionistas extranjeros para la producción de cultivos alimentarios. Los casos abarcan cerca de 35 millones de hectáreas de tierra en 66 países.

(más…)

Read Full Post »

Los 120 integrantes de  Movimientos y organizaciones sociales de América Latina y el Caribe que se reunieron en Buenos Aires del 22 al 25 de marzo en la III Conferencia Especial para la Soberanía Alimentaria, (previa a la 32ª Conferencia Regional de la FAO – Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) emitieron una Declaración de Buenos Aires en la que cuestionaron la posición adoptada por la FAO en relación al acaparamiento de tierras en América Latina.

La Conferencia fue organizada por el CIP [1] (Comité Internacional de Planificación para la Soberanía Alimentaria) y contó con la participación de más de 100 organizaciones sociales provenientes de más de 20 países de América Latina que debatieron durante 4 días sobre las problemáticas más acuciantes en el continente y sus propuestas políticas y de articulación en la construcción de la Soberanía Alimentaria.

En este marco la problemática de la tierra ocupó un lugar central en todos los debates y la el acaparamiento  de tierras emergió como una de las más importantes barreras para avanzar en la construcción de la soberanía alimentaria.

Por este motivo la presentación por parte de la FAO de sus estudios recientes sobre acaparamiento de tierras donde plantea que “el  fenómeno del Land Grabbing se encuentra en sus fases iniciales y restringidas sólo a dos grandes países: Argentina y  Brasil” despertó la alarma de los participantes y la inclusión de un duro cuestionamiento a la posición de la FAO en el documento final.

(más…)

Read Full Post »

El marco exige relevamientos provinciales antes de fijar prohibiciones. Pero casi ningún distrito concretó la medición. Mientras tanto, continúan vendiéndose hectáreas. La polémica en torno a una normativa aún incumplida. Las nuevas incursiones de chinos y árabes para asegurarse agroalimentos.

El control de tierras no termina de arrancar y, a juzgar por lo que se observa del actual contexto, la falta de supervisión sigue ofreciendo muy buenas oportunidades para concretar negocios.

(más…)

Read Full Post »

Land Grabbing o acaparamiento de tierras, es la nueva modalidad que utilizan las potencias mundiales y sus trasnacionales para avanzar en la mega producción de materias primas en distintas zonas del mundo, destinadas a la producción de alimentos, forestal y biocombustibles.

Habitualmente, estos grandes capitales desarrollan varias estrategias para el acaparamiento de tierras de alto valor productivo, algunas veces compran grandes extensiones de tierras, otras las alquilan a sus propietarios; el dato sobresaliente, es que ya no son las filiales locales de estas trasnacionales la que operan, sino que ahora son directamente los estados de terceros países los que acuerdan directamente con gobiernos nacionales y locales, el arriendo de tierras en cualquiera de sus formas.

(más…)

Read Full Post »

Publicado el 04/05/2012 – La consultora especializada en finanzas Deloitte & Touche remitió un informe exclusivo a EL LIBERAL en el cual dio cuenta sobre la ola de inversiones chinas que comenzó a llegar a Latinoamérica, a la Argentina y también a Santiago del Estero no solo con la compra de supermercados como se vio durante el año pasado y el anterior, tendencia que continuará, sino también en el sector productivo a partir de la adquisición de tierras.

(más…)

Read Full Post »

Un dibujante español lo explicó con mucho acierto y en una sola viñeta. Sobre una lomita un padre muestra un enorme paisaje a su hijo: campos, montes, praderas. Y como queriendo abarcarlo todo con los brazos le dice “Algún día, hijo mío, todo esto… será China”. Porque ciertamente con la cantidad de tierras que se están extranjerizando” difícilmente las próximas generaciones campesinas tendrán acceso a tierras dónde producir alimentos. Esta avaricia por hacerse con tierras fértiles por donde sea es un fenómeno más que viejo, pero que como muy bien ha sabido advertir la organización GRAIN (y ahora es un tema en muchas agendas) en los tres últimos años ha resurgido peligrosamente y con nuevas características.

Quizás la faceta más conocida (y también la más fácil de criminalizar ataviada desde posiciones racistas) de este nuevo “acaparamiento” de tierras es la omnipresencia de China y los países de Medio Oriente en la búsqueda y compra de hectáreas en muchos lugares de América Latina y África, para –dicen– poner en marcha iniciativas agropecuarias que con trabajadores y trabajadoras locales generen riqueza en el lugar y provea de alimentos a países que de tanto industrializarse han perdido soberanía alimentaria. Y ciertamente, en este negocio de expansión de sus fronteras agrarias, China tiene una relevancia enorme.

Sólo Beidahuang Group, la empresa agroalimentaria más grande de la China, ya dispone de 2 millones de hectáreas fuera de China y recientemente se ha dado a conocer el acuerdo que firmó con el gobierno de la provincia de Río Negro (Argentina) para poner bajo riego una superficie de 300 mil hectáreas pertenecientes al pueblo mapuche. No es una empresa cualquiera, en la actualidad produce más de 4 millones de cabezas de cerdo por año, además de elaborar los alimentos balanceados que requiere esta producción; es la quinta operadora local en proteína láctea; produce anualmente 17.5 millones de arroz, soja, maíz y cebada; y, claro, tiene su propia empresa semillera y una filial dedicada a la producción de agroquímicos y fertilizantes.

Pero no sólo es China. De nuevo GRAIN presenta datos que me parecen deben ser conocidos. “Entre los mayores inversionistas que buscan sacar provecho –dice su informe– se encuentran los fondos de pensiones, con miles de millones de dólares invertidos. Actualmente, los fondos de pensiones  manejan alrededor de 5 mil a 15 mil millones de dólares para la adquisición de tierras de cultivo.  Hacia el año 2015, se espera que estas inversiones en mercancías y tierras se dupliquen”. Es decir, los ahorros que las y los trabajadores depositan en una compañía privada o pública para que los gestione correctamente y en un futuro les ayude a financiar su jubilación, son, sin que muchas veces lo sepan los propios depositarios, invertidos en un producto financiero que se hace muy rentable a partir de la expulsión de familias de sus territorios, de un modelo de agricultura industrializada que genera hambre y pobreza, además de destartalar ambientalmente a nuestro (de todas y todos) planeta y de provocar artificiales subidas de precios de los alimentos que perjudican a las comunidades rurales más pobres.

Revisen en sus contratos a quién dejan el esfuerzo de su trabajo y exijan que sus ahorros sean gestionados con una mirada ética: ni empresas de armamentos, ni usurpación de tierras. Se disponen cada vez más de muchas modalidades de ahorro que permite a sus usuarios y usuarias participar en las decisiones de cómo y dónde invertir; y ahora cuando los prestamistas habituales están con el cajón cerrado con doble vuelta de llave, es el momento más oportuno para favorecer pequeñas inversiones en sectores productivos locales, autogestionados, responsables para con el medio ambiente y favorecedores de una economía más humana y, con perdón, menos animal.

Menos especuladora. “Los fondos de pensiones pueden ser una de las pocas clases de acaparadores de tierra que pueden ser detenidos por la gente, or la simple razón de que es su dinero”, dice GRAIN.

Fuente: La Jornada (México)

Read Full Post »